martes, 14 de septiembre de 2021

NO TODO ESTÁ PERDIDO (TODAVÍA)

Por Roberto Marra

¿Quién dijo que todo está perdido?, yo vengo a ofrecer mi corazón...” El gran Fito Paez sintetizó con esta estrofa, una manera de encarar las pérdidas, las derrotas, los desvíos de rumbos. Refiere a lo individual, pero abarca (¿cómo nó?) a lo colectivo. La cuestión pasa por el contexto en el cual se intente “ofrecer el corazón”, el medio en el que se transcurra la existencia, el ámbito donde se desarrolle la disputa o el drama al que se deba encarar, la voluntad de quienes son los principales y mayoritarios protagonistas y la capacidad de decisión de aquellos que hayan sido erigidos como conductores del proceso que haya derivado en fracaso.

viernes, 3 de septiembre de 2021

EL DILEMA MEDIÁTICO

Imagen de "Striptease del Poder"
Por Roberto Marra

Existen temas sobre los cuales vale el esfuerzo de regresar tan seguido como se vislumbre necesario. Son aquellos que, en virtud de las consecuencias que se deriven de su manifestación cotidiana, afectan la vida presente y futura de las personas. Son esos que, por su repetición permanente, hacen a la construcción de sentido, tan común como insistentes sean quienes lo emitan y afectantes sean los intereses de sus autores intelectuales. Sin lugar a dudas, la construcción mediática de la información y su consecuente “relato” oportunista de la realidad, es uno de esos temas tan necesarios de analizar, para actuar en consecuencia.

martes, 31 de agosto de 2021

EL ARTÍCULO IGNORADO

Por Roberto Marra

Dice el Artículo 14 bis de la Constitución Nacional, en su último párrafo: “El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá: el seguro social obligatorio, que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados con participación del Estado, sin que pueda existir superposición de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.” Es esta última frase la que, particular y pesistentemente, ha sido ignorada desde su sanción. El derecho a la vivienda es una entelequia, y una verborragia inútil de cuanto funcionario haya tenido la posibilidad de generar las condiciones para que se cumpliera.

sábado, 28 de agosto de 2021

POR SUS SLOGANS LOS CONOCEREIS...

Por Roberto Marra

No es novedad ver y escuchar, en campañas políticas, una serie de slogans que intentan definir las características de los candidatos y, supuestamente, orientar al electorado respecto a lo fundamental de las propuestas de cada quien. Claro que, del dicho al hecho, se caen unas cuantas intenciones. La verdad, esa inquieta buscadora de razones que la sustenten, se suele perder en un mar de incoherencias con la realidad que manifiestan algunos candidatos o candidatas. Sobre todo, incongruencias con sus propios pasados y sus manifestaciones de un pretérito demasiado cercano como para haber sido olvidado por la ciudadanía a la que dirigen sus mensajes.

martes, 24 de agosto de 2021

UNA JUSTICIA QUE DA MIEDO

Imagen de "Diariocritico.com"
Por Roberto Marra

Un senador provincial de Santa Fe, citado por una jueza para una indagatoria, no se presentó a la misma. Para no hacerlo, recurrió a la firma de algunos de sus colegas de bancada negando tal posibilidad en nombre de una supuesta vulneración de sus fueros, a la que catalogan de inconstitucional. Por fuera de los nombres e incluso de los hechos, que empujaron a los fiscales que llevan la investigación de la causa en la que está involucrado el personaje en cuestión a pedir su citación, cabe reflexionar sobre las características que se han ido generando en los manejos institucionales en la Provincia de Santa Fe en los últimos tiempos.

jueves, 19 de agosto de 2021

EL PROGRESO INÚTIL

Por Roberto Marra

Por alguna razón (básicamente, de penetración cultural), progreso urbano está asociado a parecerse a Nueva York, París, Londres, Tokio u otra similar de cualquier lugar del falso “primer mundo”. Es así que resulta casi “natural” proponer el uso de cualquier espacio libre de una ciudad, para destinarla a la construcción de voluminosas torres, lujosas y excluyentes, como forma de demostrar un supuesto “desarrollo”, vendido a la sociedad como “el futuro”. También es recurrente utilizar diseños urbanos de esas ciudades para “vestir” a las nuestras, un “copia y pegue” del subdesarrollo al que parecen ser muy adeptos quienes conducen los destinos de nuestras urbes.

martes, 17 de agosto de 2021

EL OTRO NOMBRE DE LA PATRIA

Por Roberto Marra

Cuando queremos expresar la Patria, se nos viene primero que nadie, un nombre. Cuando pensamos en alguien valiente y audaz, otra vez aparece ese nombre. Cuando sentimos emoción al cantar el Himno Nacional, ahí se nos representa otra vez ese adalid de la heroicidad. Si pretendemos expresar la honestidad, no cabe otra comparación que con ese personaje. Si deseamos establecer un método para planificar alguna acción social o política, otra vez nos aferramos a sus palabras señeras. Si buscamos apoyo en una moral sin tachas, de nuevo nos alcanza con su sola mención para lograrlo. Si necesitamos recurrir a reflexiones que convenzan y aseguren la trascendencia de lo que hagamos, no podrán faltar las suyas. Cuando escuchamos a los necios abonar la destrucción de nuestra Nación, su pensamiento nos permite encontrar el respaldo para luchar contra ellos y vencerlos. Cuando nos asomamos a la vida, ahí está su figura para definir nuestra conciencia nacional. Cuando la esperanza nos abandona, una ráfaga de su recuerdo nos volverá a encaminar en la construcción de las utopías abandonadas. Nos interpela, nos advierte, nos enseña, nos protege, nos enorgullece, nos entusiasma, nos eleva, nos autentifica. Es el alma de una Patria que no ha podido llegar al destino que él soñara y por la que dejó gran parte de su existencia física y toda su espiritualidad. No fue el único, pero fue de los mejores. No ejerció otro poder que el derivado de la búsqueda de la liberación. No construyó otra cosa que soberanía. No intentó más que contribuir a la gestación de la independencia. Y todo, absolutamente todo, en nombre de la Justicia para el Pueblo de la Patria Grande, que mil traiciones impidieron (hasta y por ahora) construir. Orgullo de ésta y todas las Patrias de Nuestra América, su solo nombre simboliza la dignidad de ser argentino.

sábado, 14 de agosto de 2021

EN GUERRA

Por Roberto Marra

Los eufemismos sirven únicamente para tapar la realidad. Por lo cual, lo mejor, para comprenderla, es hablar con transparencia y sin tapujos sobre ella. Decir, por ejemplo, que en Argentina no hay una simple disputa de poder político, sino una guerra. No convencional, sin las armas físicas que suelen verse en ellas, pero guerra al fin. Una contienda de violencias inauditas, que se manifiestan con las peores palabras, los insultos más obscenos, las manipulaciones de la verdad más dañosas. Una conflagración cuya “infantería” está compuesta de simples ciudadanos “indignados”, conducidos por unos cuantos “brigadieres” mediáticos, proveedores de relatos que avivan el odio indescifrable de los energúmenos que arrastran en sus aventuras destituyentes de los gobiernos populares.

viernes, 13 de agosto de 2021

VIVIR ENTRE MUERTOS

Por Roberto Marra

La muerte, esa incomprensible acción final de nuestras vidas, es la causa del mayor de nuestros miedos. Miedos que se derivan, a estar por las definiciones de la psicología, de la negación de su existencia. Miedos que se mitigan con las creencias religiosas, que nos hacen sentir que se trasciende ese final físico con la eternidad del alma o espíritu. Miedos que se generan no sólo por la propia muerte, sino con la de los seres queridos o cercanos y, en muchos casos, aún de quienes sin conocerlos directamente, forman parte de la vida social en la que nos desarrollamos.

martes, 10 de agosto de 2021

LA CIUDAD AVASALLADA

Por Roberto Marra

Hay una frase popular que dice que “el que se quema con leche, ve una vaca y llora”. Esta metáfora del aprendizaje forzoso, parece no hacer mella en las aceptaciones ciudadanas de los hechos consumados, sobre todo cuando se trata de cuestiones urbanas. Efectivamente, las ciudades son un permanente muestrario de “derrames de leches” provocadas por planes de urbanización destinados a satisfacer las “necesidades” de los repetidos “emprendedores inmobiliarios”, manera falsificada de denominar a los apropiadores del derecho a la ciudad de los habitantes urbanos.